Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

3 de diciembre de 2013

Temblando


                                                   Imagen: Holger Droste


Temblando
viendo las nubes que pasan
y los árboles debajo de las nubes,
y las aves ateridas en las ramas de los árboles
y los perros de la calle.

Temblando de frío en las alturas
temblando de ausencia
de escarcha
de noche
no queriendo ver lo que se cocina
allá abajo, más abajo, más abajo
no queriendo olerlo ni tocarlo
las manos como guantes de látex derretidos
los párpados cerrados
 el corazón detenido

para no ver
para no seguir viendo

lo que corre
grita
se retuerce
clama
calla
calla
calla
allá abajo.





17 comentarios:

  1. Adentro sucede el temblor... Afuera aquello que es mejor omitir... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se omite tiene un nombre para cada quien. El temblor es común a todos.
      Un abrazo para vos.

      Eliminar
  2. Me recordó inevitablemente a una de mis films favoritos "las alas del deseo", aquí un extracto...

    Diálogo entre Daniel y Cassiel

    Daniel: -¿Recuerdas la primera vez que estuvimos aquí? La historia aún no había empezado. Dejábamos transcurrir el día y la noche y aguardábamos. Pasó mucho tiempo hasta que el río encontró su lecho y el agua quieta empezó a fluir. ¡Cuenca del río primitivo!

    Un día, todavía lo recuerdo, el glaciar se derritió y los hielos navegaron hacia el norte. Flotaba un tronco, todavía verde. Durante miríadas de años sólo saltaron los peces y luego fue cuando el enjambre de abejas se ahogó.

    Cassiel: -Un tiempo después los dos ciervos se batieron en la orilla. Después la nube de moscas y la cornamenta, como ramas, río abajo. Sólo la hierba volvió siempre a enderezarse, creciendo sobre los cadáveres de los gatos salvajes, jabalíes, búfalos. ¿Recuerdas cómo una mañana surgió de la sabana, con la hierba pegada en la frente, el ser a nuestra imagen, el bípedo esperado tanto tiempo, y cómo su primer palabra fue un grito?
    ¿Fue «aj», «ah» o un simple grito?

    Por fin pudimos reírnos de ese hombre por vez primera, y de sus gritos y las llamadas de sus sucesores, aprendimos a hablar.

    D.: -¡Una larga historia!


    Y me conmoví en todo,
    besos Bet :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) La primera imagen que había elegido para ilustrar el post era la de Bruno Ganz-Daniel, contemplando la ciudad desde las alturas...

      No volví a ver la película (en su momento me gustó muchísimo), pero cada tanto, en distintas situaciones, vienen a mí las imágenes de esos ángeles invisibles acariciando la cabeza de una mujer, de un hombre o de un niño, atribulados con sus dolores en un subte, en un banco de plaza, en un umbral ...

      Gracias por compartir este diálogo tan hermoso, Axis.
      Beso grande

      Eliminar
  3. Pero a pesar de todo, vemos....y temblamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carmela. Pero es mejor temblar que no ver y permanecer impasible.
      Un beso

      Eliminar
  4. Ojalá sea solamente un mal sueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, podría ser una definición...

      Eliminar
  5. Betina, es un texto durísimo. Cala bien hondo y pega de lleno en al alma. Me conmueve la forma que elegiste para contar este momento. Muy bueno!
    Beso enorme, amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bee, pero lo cierto es que no elegí la forma, ni lo que quería contar. Mis "juegos de palabras" hacen lo suyo, sin que yo intervenga demasiado :)

      Beso grande!

      Eliminar
  6. Si existe algo llamado poesía eso que escribiste sería una demostración. Abajo, muy abajo es donde ocurren las cosas
    Luis (De Suspende).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan abajo que se vuelve innombrable (pero sabemos- o sentimos- de qué hablamos).
      Un beso

      Eliminar
  7. Sólo se echan raíces y eso suele dar temor. Nos deja quietos, inmóviles.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre es así. Depende de dónde se echen raíces, y de qué cosa sostengan.

      Otro abrazo

      Eliminar
  8. Bueno, estuve largo rato fuera de la blogósfera, así que comento acá tus últimas tres entradas (perdón por el desmadre metodológico).
    El aniversario de La Luna: el agradecimiento se agradece y se retribuye, si mi blog tiene sentido es gracias a los cinco o seis locos que lo leen, y eso te incluye.
    Sobre el espantoso auge del femicidio, qué decir. Es el síntoma principalísimo del retroceso cultural abominable en el que nos encontramos hace muchos, muchos años.
    Y del poema tembloroso… Precioso y oscuro a la vez. Me hizo pensar en una isla desolada, recortada del mapa a la fuerza. En algo creo que se relaciona con un humilde retazo de mi autoría que ahora mismo voy a publicar en mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ..."una isla desolada, recortada del mapa a la fuerza"... qué lindo eso, Hermes!
      Sí, creo que "tus lugares" también son islas recortadas a la fuerza, refugios para no ver-aunque sea por un rato- lo que se retuerce allá afuera (o allá abajo).

      Otro abrazo

      Eliminar
  9. Qué poesía hermosa Betina y muy triste.
    Besos

    ResponderEliminar