Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

13 de febrero de 2016

Territorio Cronopio


Ayer fuimos con O. a conocer el barrio Rawson, donde vivió Julio Cortázar entre 1934 y 1951. Es un triangulito pegado a la Agronomía, un mini Parque Chas de callecitas sinuosas y arboladas donde abundan los gatos y las rayuelas (como no podía ser de otra manera).
Sentados a una mesa del bar, en la calle, O. me leyó esto:
"Estas son las historias que cuentan los perros, cuando las llamas arden vivamente y el viento sopla del norte. Entonces la familia se agrupa junto al hogar, y los cachorros escuchan en silencio, y cuando el cuento ha acabado hacen muchas preguntas.
- ¿Qué es un hombre?
- ¿Qué es una ciudad?
- ¿Qué es una guerra?
No hay respuesta exacta para estas tres preguntas. Hay suposiciones y teorías y hábiles conjeturas, pero no hay respuestas. En esos grupos familiares, más de un narrador ha tenido que explicar que solo se trata de un cuento, que no existen cosas tales como una ciudad, un hombre..."


Creo que a Julio le hubiera gustado.



















































 Fotos Bet






2 comentarios:

  1. Cronopios...
    Son pocos pero son.
    Abrazo a la cronopia Betina.
    L.

    ResponderEliminar