Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

28 de junio de 2014

Esos momentos en los que el mundo parece ser un buen lugar


Foto: Bet Z


Un domingo en un parque, por ejemplo. Niños jugando, perros que corren o se frotan el lomo en el pasto, familias sentadas al sol, el viento tibio de abril o noviembre, un cielo azul, limpio. Adolescentes besándose, nenas cuchicheando en grupo, varones jugando al fútbol, bebés observando atentos el camino de las hormigas, explorando una piedra o siguiendo con el dedo la línea que un rayo de sol traza sobre el césped. Viejos jugando a las cartas, a las bochas, al ajedrez. Viejas tejiendo juntas. Un hombre o una mujer sentados en un banco, solos, leyendo. 
El carrito que vende globos de azúcar rosada y manzanas con caramelo. 
La calesita con caballos, naves espaciales, góndolas venecianas y carrozas de reyes. 
El olor de los eucaliptos y de la garrapiñada caliente. 
Risas de chicos, el ruido de las piedritas que arrojan sobre la superficie del lago para hacer patito. Una hilera de nenes y nenes con témperas y papeles, sentados frente a sus atriles, pintando. 
Bicicletas, patines, monopatines, rollers.
Gente corriendo, trotando, caminando, de pie, sentada, acostada, despierta, dormida, sola o acompañada, hablando o en silencio.
Gente haciendo lo que quiere. Animales haciendo lo que quieren. 

Siempre pienso: si un ovni sobrevolara el parque en este momento, los extraterrestres concluirían que los humanos somos muy afortunados, que nuestro mundo es tibio y dorado, lleno de aromas y sonidos exquisitos, que los niños y los animales se dedican a jugar y retozar, y que los adultos hacen lo que les da la gana. 

Después el sol se va, y hay que irse. 
Pero sé que todos guardamos en nuestro corazón la certeza - y la nostalgia- del paraíso que habitamos, al menos por un rato.







20 comentarios:

  1. Voy a atreverme a decirte algo sobre escritura, Betina. No te ofendas. No soy nadie para decir nada. Pero a veces te leo y recuerdo algo que dijo Onetti hace ya bastante tiempo. Pero lo seguirá diciendo mañana aún después de muerto. No hay nada en los hechos. Nada. Los hechos están vacíos. Son como recipientes a la espera de un sentimiento que los llene y los transfigure. No te enojes. Pensá largamente lo que te digo. Un abrazo. Luils

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, pensé bastante en lo que decís (no sé si tan largamente como hubiera debido :) y no estoy de acuerdo. Para mí, los hechos no están vacíos, al contrario, están llenos de sentido. Cualquier acción humana está cargada de sentimientos y emociones, y el solo hecho de observar y nombrar esa acción también desencadena una serie de sentimientos y emociones.
      En mi opinión, ciertos hechos son tan elocuentes que basta con enunciarlos, no necesitan ser llenados con nada que distraiga la percepción "pura" de esa acción.

      Así que no, no comparto tu idea (o quizás no la entendí).

      Otro abrazo

      Eliminar
  2. "Before you cross the street
    take my hand
    life is what happens to you
    while you're busy
    making other plans"

    "Antes de cruzar la calle
    toma mi mano
    la vida es lo que te pasa
    mientras estás ocupado
    haciendo otros planes"

    John dice eso en su canción, hablándole a su hijo, y probablemente esté entre sus frases más célebres o más repetidas por el mundo entero.
    Y es muy cierto, como refleja tu escrito o reflexión, el placer de las cosas simples.
    "Perfect day" diría Lou, no ? ;)
    Besos y fue finde entonces, que así sea :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una frase muy conocida, y muy sabia.
      Es que es así: la vida es es lo que te pasa mientras... Y "lo que te pasa" puede ser, por ejemplo, un domingo en un parque. Eso es todo. Si "estás ahí" (en lugar de haciendo otros planes) es probable que vivas un día perfecto. Lou sabía de eso, claro ;)

      Besos T, y buena semana!

      Eliminar
  3. Un domingo en el patio de mi casa, por ejemplo. Estabamos, mi sobrina Julieta y yo, sentados al sol, un poco aburridos. A nuestros pies varias hormigas buscando sustento en un suelo poco fértil. Se me ocurrió darles unas miguitas de pan, o pedacitos de Criollitas (no lo recuerdo bien). Julieta tendría unos cuarto o cinco años... Sonrió ante la propuesta. Estuvimos durante un largo rato alimentando a la colonia de hormigas, ella sentada en el piso y yo muy cómodo en mi sillón. Después el sol se fué y tuvimos que irnos... Un pedacito de mi pasado que me recuerda que el paraíso está aquí, aunque lo veamos cada tanto.

    Abrazo, Betina!

    PD1: Yo creo que Fabio Zerpa tiene razón...
    PD2: Confieso, con algo de culpa, que al día siguiente llegué a la misma conclusión que Marcos Mundstock (ver a partir de los 6'14": https://www.youtube.com/watch?v=vFRu4XSAER8#)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo está aquí, ¿no? El paraíso y el infierno. Pero el infierno salta a la vista, lo reconocemos sin dudar, lo sufrimos en nosotros o en los otros. El paraíso, en cambio, es más discreto, puede ser casi invisible. Estar un rato con una niña al sol alimentando unas hormigas puede ser una acción "vacía" o ... el paraíso. Que para vos, por suerte, no es invisible.

      Un abrazo, Sinhue!

      pd1: yo también.
      pd2: jaja... y si me permitís, los que quieran encontrar respuestas al sentido de la vida pueden ver a partir de los 8'17 hasta los 9'30 (buenísimo, gracias por el link)

      Eliminar
  4. El verdadero paraíso sería, entonces, una acumulación de momentos minúsculos en los que supimos ser nosotros mismos y, al mismo tiempo, no dudamos de quienes o qué éramos...

    Muy buena idea.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena idea la tuya! :-)

      Saludos, J.

      Eliminar
  5. Y el paraíso no puede ser otra cosa, más que ese hermoso rato... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que siempre me llama la atención de la escena que describo es la imagen/sensación de felicidad colectiva. Es muy raro ,en ese contexto, ver situaciones de agresión o malestar. Chicos, grandes, viejos, perros, gatos, pajaritos...todos parecen estar donde quieren, con quien quieren y haciendo lo que desean (es lo más parecido al paraíso que puedo imaginar...).

      Un abrazo, Darío.

      Eliminar
  6. A mí, Betina, después de leerte me llega la idea de, estar en un lugar y sentir ese lugar, integrarse y dejarse estar. Sin buscar nada más que eso, qué es mucho.
    Lo que nos cuentas, existe. Puede ser un paruqe o cualquier otro lugar. Hay momentos que vivimos, que son una participación de ese momento. Son y existen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Estar aquí y ahora". Parece una obviedad, pero no lo es, Carmela.

      Un beso para ti.

      Eliminar
  7. ¿Y qué pasa en el fuero íntimo de cada uno de los que integran esa escena tan agradable? Supongo que allí reside la contradicción humana.

    Simplemente pasaba por su Luna a saludar, ya que últimamente no ando mucho por la blogósfera y es posible que tarde en regresar. De hecho, si pasa por mi blog verá que me fui.

    Un beso y gracias por la buena onda de siempre.

    H

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le dije más arriba a Darío, lo que me llama la atención de esa escena es la imagen/sensación de felicidad colectiva. Eso no quiere decir que quienes estamos ahí no tengamos problemas, ni siquiera quiere decir que uno los olvide. Es solo una imagen de felicidad, una "postal" que me dispara ese deseo/fantasía: que el mundo fuera siempre eso que se ve en un parque, un domingo cualquiera.

      Gracias por el saludo, mensajero, se lo extraña. Con respecto a su blog, ¿me cree si le digo algo?... La última vez que anduve por ahí pensé: "capaz que Hermes tendría que ventilar un poco esta casa, cambiar los muebles, pintarla, no sé... Se la ve medio abandonada, no está a la altura de su dueño (del alma de su dueño, me refiero)".
      Así que si la partida es para volver mejor, bienvenido el viaje (eso sí, espero que no sea demasiado largo y que cuando vuelva, invite a la inauguración).

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Y sí, yo me lo repito todos los días... algunos pensarán que es cosa de complacientes o resignados... Yo ahora, que estoy haciendo el profesorado de Yoga, aprendí que es el segundo Niyama: el "contentamiento".
    Te regalo el lema de Razón del Gusto, aunque sé perfectamente que ya es tuyo:
    "Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso. " Jorge Luis Borges
    Gracias, amiga, por la frescura que me regalás en cada foto, en cada texto. No te conozco y sin embargo estás tan cerca de mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es por eso, me anoto en la lista de "complacientes y resignados"...
      Gracias por el regalo y, por supuesto, compartimos el lema De Razón del gusto. Adhiero fervientemente a esa idea.

      ¿Vas a ser profe de Yoga? ...qué bueno (no dejás de sorprenderme!). Y lástima que estés lejos, si no ya me iba a notando como alumna :-)

      `Contentamiento', qué lindo eso. Presumo que tiene que ver con apreciar y gozar lo que se tiene (más que padecer por lo que no).

      No nos conocemos "por fuera", no, pero pa'adentro siento que nos conocemos un montón, Eleonora... Y me produce un enorme contentamiento que estés ahí.

      Te mando un abrazo grande

      Eliminar
  9. A mí la imagen descripta me transmite sensaciones. Más que hechos, sensaciones. Tal vez me esté equivocando, es probable. Hasta se podría decir que veo la luz del sol exactamente calculada para la imagen. Y se me viene una frase a la mente: “la alegría es eso que merecemos no olvidar”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo hayas sentido. El sol, el viento, la luz de una tarde así, los sonidos.

      Voy a recordar esa frase. Y la alegría de un domingo, en un parque cualquiera.

      Gracias por pasar MSP, saludos.

      Eliminar
  10. Betina: ¡qué bien escribe usté cuando quiere...! ¡me alegra el alma y muuuuchos vivirían un día más sólo por poder leer sus meandrosos pero amables comentarios sobre este ominoso y falso mundo...!
    Como alumno de Schopenhauer, Lin Yutang y usté, me siento autorizado a opinar de vuestras chafalonías literarias tan sanas y sanatas al oído, ¡tan sonantes a kermesses y organilleros con monitos...!

    Besos de su mayor admirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabe que me encanta sonar a kermesse y organillero con monito?
      Me encanta!

      Eliminar