Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

19 de octubre de 2014

La equilibrista III


Pintura: Duy Huynh



Ella no tiene que ocuparse de controlar el movimiento del mundo, ni de garantizar la paz.
Tampoco tiene que dibujar corazones -ni cuerpos que los habiten-, no debe administrar el tiempo, tocar una canción, custodiar la luna o juntar estrellas.

Ella no sabe cuál es su misión.

A veces piensa que quizás no tenga ninguna.

Pero por las dudas, cada día y cada noche, con frío o con calor, con lluvia o con sol, ella mueve sus pies en el aro y, girando girando, recorre el mundo.  



4 comentarios:

  1. Delicado movimiento de pies, imagino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va con cuidado, sí. Por las dudas.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Pues, entonces... no esperaré de ella más que un momento mágico de contemplación. Verla, simplemente, reconforta el alma...

    Saludos, Bet!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo tendrá su aro, y el don de viajar con él. A mí también me gusta saber que está, y ver sus piecitos, y su cintura ínfima y sus brazos delgados.

      Saludos, Sinhue! (una alegría su visita, siempre)

      Eliminar