Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

6 de octubre de 2014

La constructora de caminos


Pintura: Duy Hyunh



Cuando ella avanza, va abriendo surcos en la tierra. Su falda arrastra terrones de pasto, pétalos, hojas secas, esqueletos de grillos, trozos de barro, algunas alimañas. 

A medida que avanza, se abren caminos en todas direcciones: norte, sur, este, oeste. Si camina por un sendero recién abierto, inmediatamente se abren otros y otros y otros, y la tierra parece un damero o un laberinto.

Antes de que ella apareciera, la tierra era como una tela negra y arrugada, y el horizonte, una línea delgada sin principio ni fin. Los hombres y las mujeres se quedaban inmóviles ante esa tela negra y esa línea interminable, sin saber adónde dirigir sus pasos.

Ahora, cuando alguien quiere caminar, solo tiene que decirlo en voz alta. Entonces ella aparece, se ubica unos metros adelante y comienza a andar. 
Al principio todos la siguen, la vista pegada al ruedo de su falda. Pero al rato, sin darse cuenta, la pierden de vista. 
Ella no está, pero los caminos sí. Solo es cuestión de seguir alguno.




6 comentarios:

  1. Sabe que leyéndola me doy cuenta de cómo hace falta lo oscuro, como los esqueletos de grillos enriquecen una frase que podría haber resultado edulcorada. Eso, que no es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que ud. se quedó en los esqueletos de grillos (después vienen el barro y las alimañas, que son bastante más negros... )

      La mujer abre surcos, nada más.
      Que no es poco :)

      Eliminar
  2. Tiene porte de reina... pero ha de ser muy solitaria, ya que nadie logra mantener su paso.

    Yo ando un poco perdido en esos caminos trazados por la reina. A veces paso cerca de "La luna..." pero mis pasos no dejan huella... al igual que mi voz enmudecida. Pero siento que estoy cerca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es una caminante majestuosa...

      En la Luna se lo espera siempre con los brazos abiertos, usted sabe.
      Aunque esté silencioso.

      Un abrazo, Sinuhe.

      Eliminar
  3. Amo estos personajes luminosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los personajes luminosos aman a los poetas.

      Eliminar