Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

20 de mayo de 2013

Costumbres argentinas


Foto: Bet Z

Entre tanto shopping e hipermercados iguales, sin identidad, historia ni color local; entre tanta megacadena de librerías, de ropa, de farmacias, de alimentos, de restaurantes, de cines, de bares; entre semejante aluvión de modernidad y globalización, algunos todavía resisten: almacenes, panaderías, mercerías, kiosquitos, verdulerías, heladerías, modistas y zapateros de barrio; pizzerías, bares, bodegones, carritos, librerías de viejo...

No digo que no haya todo lo primero. Digo que no desaparezca todo lo segundo. Porque creo que es allí donde somos lo que somos.


Foto: Bet Z



Foto: Bet Z




 

14 comentarios:

  1. Vengo del blog de evaletzy y me ha encantado tu Rincón; por lo cual, si no te importa, me hago seguidor de tu Mágico Espacio.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a la Luna, Pedro! Me alegra que te sientas a gusto por aquí.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Como hace dos siglos, seguimos mirando con nostalgia a las "uropas". Dios me libre!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué manía esa de mirar para otro lado, che (aunque ese lado se esté cayendo a pedazos, ¡pobre "uropa"! :)

      Abrazo, Darío

      Eliminar
  3. Pienso lo mismo que vos, aunque a menudo parezca una causa perdida. El interior de los shoppings, salvo alguna excepción, ni siquiera permite distinguirlos entre sí, estar en uno es casi como estar en cualquiera, las antiguas "galerías" tenían más identidad.

    Maravilloso y enternecedor ese letrero: "Modista de Europa".

    Saludos, Betina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! Las galerías tenían - tienen, las que aun quedan- más identidad.
      Yo seré algo extrema, pero hasta el mercado de pulgas de Dorrego me gustaba más cuando era un mercado de pulgas, es decir, cuando todo era caótico y desordenado, con gatos que iban y venían, algunas goteras, charquitos de agua, lo imprevisible, el milagro (¡mirá lo que encontré!)...y precios accesibles. Ahora todo está prolijito, acomodadito, a la vista y carísimo.

      Sí, también me enterneció ese letrero.

      Abrazo, Rob.

      Eliminar
  4. Anónimo21/5/13 9:45

    Creo que no hay retorno, Betina. Globalización no es sólo miseria, desempleo, guerra sino también una lenta pero constante desaparición de rincones amados. Quizás convenga armarnos una burbuja de silencio en el desierto de los ruidos y meternos ahí, sin hacer ruido, y alimentar secretamente todos los sueños del mundo.
    L. De Suspendelviaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucha rabia cuando desaparecen esos lugares, mucha. Ya sé que el "progreso", bla bla. Pero se pierde mucho con cada una de estas cosas que desaparecen.
      Sí, es probable que dentro de un tiempo- no tan breve, ojalá- el mundo sea una gran cadena vaya a saber de qué. Mientras tanto, podemos meternos en algunas de las burbujas que todavía quedan y dejarnos estar ahí, flotando, soñando con libros con olor a viejo, modistas europeas y kioscos con chocolatines y bijou de fantasía.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. "No digo que no haya todo lo primero. Digo que no desaparezca todo lo segundo. Porque creo que es allí donde somos lo que somos"

    Lo siento así también. Me encanta lo que rescatás en tus fotos, los recuerdos que me vienen, los cuentos y las complicidades...

    Abrazo querida!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten las fotos y, sobre todo, que te evoquen buenos recuerdos.
      Creo que en breve vendrán más fotos al rescate de las costumbres argentinas.

      Abrazo, linda.

      Eliminar
  6. Ay, qué bello! No hay más? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya habrá, ya habrá en breve...

      Eliminar
  7. Hola, Betina!
    Qué linda esta entrada y totalmente me identifico con tu sentir, me encantan esos boliches, bien de acá, de barrio. Preciosas fotos y muy lindo texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eleonora, ya te estaba extrañando!
      Por suerte, todavía quedan bastantes bolichitos. Y algunas cosas, por mucho tiempo (al menos para la case media, media/baja o baja) serán necesarias e irremplazables: por ejemplo, ¿qué haría yo con las botas que "todavía pueden tirar un par de temporadas" si no estuviera el Jujeño- mi zapatero estrella- para cambiarles la mediasuela? ¿Y qué haría con mi vestidito Jackie si no hubiera mercería y/o modista para arreglarle el cierre?...

      Un abrazo

      Eliminar