Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

9 de mayo de 2013

Tragicomedia lunática


                                  Imagen: Rebecca Dautremer, Le petit theatre (detalle)


Tres títeres trocan sus tristes máscaras en un tren atrapado en una trinchera. 
Lavan sus lívidas lágrimas en un lago de lodo.
Cambian el color de sus corazones por corazas de cal.
Despiden sus débiles despojos danzando como dinosaurios deshechos.
Duermen dementes para disipar la desdicha.
Niegan la noche que anuncia nacimientos, seducidos por la muerte y sus secuaces.

Silenciosamente soportan pesadillas y el paso de los siglos.

Entonces emergen con las espaldas equipadas de espinas.
Empuñan espadas envenenadas.
Pretenden el poder perimido de los próceres que los precedieron ,
ya putrefactos en el polvo de la patria.
Pobres petimetres.
Risas roncas arrancan a su paso mientras rugen reclamando respeto.
 El tren con que ingresaron en la historia, intacto en el museo de la isla,
 y ellos ignorantes inconscientes intimidados
por la indignación de insignes historiadores.
¿Volver a la bíblica violencia? ¿Vulnerar los valores de una vida bendita?
Jamás los dejarían.

Los jueces gestionaron, previo jaleo en la Junta, una orden genuina.
En medio de la muchedumbre, los inmorales miraron por última vez la mañana del nuevo mundo...
Luego treparon al tren, tiraron sus trajes tiranos, talaron las tiesas espinas,
convirtieron las tristes espadas en tallos tiernos
y partieron.

Los tres títeres llegaron a su tierra con el corazón en las manos, 
pero los puercoespines les dieron la espalda.

Ahora, desnudos,
 se disponen a combatir
 blandiendo 
los tallos tiernos 
del futuro.



10 comentarios:

  1. Desde la distancia me parece encontrar un duro paralelismo con algo que pasó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te referís a algo que pasó en tu tierra o en la mía? (o en nuestra "Tierra"?...)

      Eliminar
  2. La desnudez es un arma incontrastable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desnudez es un arma, sí señor.

      Eliminar
  3. Más que a los títeres debemos temer al oculto titiritero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que temerle a mis juegos de palabras (o a quien me los dicta :)

      Eliminar
  4. Nena!!! me encantó!!! :)

    Adoro tus juegos de palabras.
    (y no sólo)

    Y esta Tragicomedia dramática... pfff! genial!

    Besos querida, en este sábado tan soleado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, qué bueno!

      Así es: puro juego con el lenguaje, con los sonidos, escritura automática, "nonsense" (aunque el sentido se cuela igual, ninguna palabra es inocente...)

      Besos tardíos en este jueves tan ¡helado! brrrr ;)

      Eliminar
  5. Parece el comienzo de una epopeya... quién sabe si para hacer un mundo mejor no sería necesario mutar en títeres, cortar ataduras, abolir prejuicios y mezquindades; y avanzar con el corazón en la mano bajo la luz de la luna de Valencia...

    Aunque la causa parezca perdida de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes le hablaba a Axis de los sentidos que se cuelan en estos trabalenguas que escribo por puro juego. Por eso me gusta compartirlos, para que ustedes descubran todo eso que yo no veo, que se me escapa mientras me divierto enlazando palabras con t, con l, con s,con r...

      Quién sabe, Sinhue, tal vez tengas razón , tal vez el único cambio posible resulte de avanzar con el corazón en la mano. Es lindo pensarlo, y no estoy tan segur de que sea una causa perdida...

      Un abrazo, me alegra verte por acá.

      Eliminar