Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

13 de mayo de 2015

La madre de las mariposas


Pintura: Duyh Huynh


El parto es brevísimo e indoloro: apenas un temblor, un leve hormigueo. 
Cuando abre los ojos, cientos de mariposas salen de su vientre batiendo las alas. Las mariposas no se apartan de ella inmediatamente. Por un instante, necesitan sentir el calor de su regazo y escuchar lo que su voz murmura en secreto. No es mucho lo que su madre tiene para decirles: que cada una cuide bien de sí misma. Que no se hagan daño las unas a las otras. Y que gocen del vuelo. 
Algunas mariposas vivirán dos semanas; otras, una semana, y otras, solo un día. Pero ese dato no es relevante, y la madre lo calla. 







8 comentarios:

  1. Simplemente hermoso, Betina. Como siempre te digo tu sección Oficios es una de mis preferidas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eleonora!

      Abrazo grande

      Eliminar
  2. Es tan hermoso que me sabe a poco. Que bonito.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Lo bueno, si breve, dos veces bueno", dice el dicho.
      Y es cierto que, a veces, sumar, resta.

      Me alegra mucho que te haya gustado, gracias Carmela.

      Otro beso grande.

      Eliminar
  3. Hermosa madre, que enseña las cosas esenciales. Y las mariposas... tan etéreas y efímeras como las ilusiones.

    Cálidas tardes de otoño para tí, Betina! (para que salgas a pasear...).

    José.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás las mariposas sean capaces de poner en práctica esos consejos (a los humanos no siempre nos sale).

      Gracias, José-Sinuhé :-) Que también disfrutes de estas lindas tardes de otoño.

      Eliminar