Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

16 de julio de 2014

La niña que junta estrellas


Imagen: Alaister Magnaldo



Hay una niña que junta estrellas.
Todas las noches sale de su casa y recorre campos, playas y desiertos en busca de estrellas caídas. Las estrellas caídas no son fáciles de ver. 
En el imprevisto descenso pierden el 99% de su luz y, al llegar a la Tierra, no son muy distintas de un guijarro o un terrón de azúcar. 
Pero la niña que junta estrellas las reconoce enseguida. Entre todos los guijarros, ella puede distinguir aquel que brilla como la llama de un fósforo, o como el recuerdo de la llama de un fósforo que acaba de apagarse.
Apenas ve una estrella, la niña la levanta con delicadeza y la coloca en la palma de su mano, formando un cuenco. Luego la tapa ahuecando su otra mano y así se queda unos segundos, para que la estrella entre en calor. Cuando esto sucede, unos hilos de luz intensa comienzan a filtrarse entre sus dedos. Entonces la niña acerca la boca a sus manos- aún cerradas- y le canta una canción a la estrella. Al oír la canción, la estrella recuerda quién es, cómo es su hogar- aquel vasto mar suspendido en la oscuridad- y cuál es la razón de su brillo. La niña entonces abre sus manos y la estrella sale flotando: ya no parece un guijarro ni un terrón de azúcar, parece una estrella.
Así, cada noche, la niña rescata todas las estrellas caídas en los campos, las playas y los desiertos. Luego les ata un piolín y arma varios ramilletes que va soltando aquí y allá, mientras emprende el camino de regreso a su hogar.
Así, cada noche, los hombres y las mujeres se asoman por la ventana de sus casas y miran el cielo lleno de estrellas.  No saben que son estrellas caídas. 
Las estrellas tampoco, ya lo olvidaron. 
Lo que no olvidan es quiénes son, y cuál es la razón de su brillo.


15 comentarios:

  1. Ah, pero qué niña tan necesaria.

    Me hizo acordar, estoy viendo todas las películas de Disney que no pude ver de chica. Uno de mis hermanos supo regalarme un libraco enorme, con todos los trucos de sus películas de animación, lo leí una y otra vez hasta saberlo de memoria. Y un día maravilloso estrenaron "La bella durmiente". Como me daba vergüenza pedir que me llevaran a verla, encaraba a algún adulto y le decía "¿viste que están dando La bella durmiente?" No dio resultado. Finalmente los otros días, después de salir semifinalistas del Mundial (y después de tantos años), la enganché por cable. Y a qué venía esto... ah, sí. Que vi otra de Disney donde un "luciérnago" feúcho está enamorado de una estrella. Por más que le dicen que no está a su alcance (y que no es siquiera una luciérnaga), él insiste. Al final muere y ocupa su lugar ¡de estrella! junto a su amada.

    ¿Habrá que morirse para recuperar la luz, para ser igual de espléndidos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre siempre cuenta que de chica yo decía "mirá qué linda esa muñeca"; y parece que daba bastante resultado (los enternecía que no la pidiera directamente). Me acuerdo de Blancanieves en el cine Los Ángeles y del susto que me dio la Bruja (nunca olvidé su cara).
      Últimamente- y en gran medida gracias a Pixar- vengo diciendo que las mejores películas que se hacen en los últimos años son las de animación. Los guiones no tienen fisuras, son conmovedoras sin ser cursis, ñoñas ni apelar al golpe bajo, tienen humor, acción, aventura, romance, ¡son perfectas! Mire si no: Ratatouille, Buscando a Nemo, Up, Shrek (las 3), Mi villano favorito, Kung Fu panda...
      La del luciérnago feúcho no la tengo, ¿cuál es?...
      Volviendo (o yendo) a las estrellas: ojalá que no, ojalá nos mantengamos encendidos mientras estamos vivitos y coleando (me hizo pensar en los premios y homenajes a las "estrellas" muertas que, en vida, nada, pobres...)

      Eliminar
  2. No sé si poner mi mea culpa aquí o allá...., dado su talante acaso aminore su amargura este bello relato de una niña que salva, recupera, refaciona, intercambia y acaso vende estrellas.

    Aaaah, que dulce relato-poema, pasado por el cedazo siempre atiborrado de fe en la especie, al menos de las estrellas o de niñas salvadoras de estrellas...., usted, Betina, siempre es así.
    Sus méritos literarios tan vastos son que no me asombraría encontrarme en letra chiquita que su texto era de Poldy Bird o Agatha Christie o Julie Christie..., pero debo decir que 3 veces leí para saber que es de usted..., mire mi alma que no me atrevo a agregar una gota de amargura a su dulce parábola..., y le incrusto mi pena en su "Superheroes 2"..., NO AQUI.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le haya gustado, coco.

      Eliminar
  3. ¡Ah, pero la dulzura de Maia, como la de Betina, me empujan a crear un contrapunto ideal entre una escritora, amable, para nada teosthuga, que hoy llegó a un akmé de creatividad...., pero ¿cómo retirar lo escrito...?

    ResponderEliminar
  4. Alegato "Pro Cocorastuti"

    Esta fue la rara petitio:

    "ps: no lo tome a mal, pero hay un nombre que ensucia mi pequeño jardín de las delicias, ¿podría retirarlo, por favor? "

    El texto de ut infra fue originado por está vaga y rara acusación; en respuesta al comentario de ut supra que hice en el post "Superheroes I":

    14:45 16/07/2014

    Betina: se lo digo afligido como una magdalena, con los ojos hechos dos bañaderas de lágrimas...:¿qué le hice ahora?

    Revise PRONTO, antes de que sea tarde, su almita pecadora y cuasi-réproba y mire si no ha acusado INJUSTAMENTE a su admirador más ferviente, de enlodar su jardín con... ¿qué cosa?
    Le juro que no lo entiendo,`pero sanamente me pregunto: ¿no será un problema colagogo?, ¿no será algo que unas gotas de Hepatalgina puedan curar...?, ¿o acaso necesite unas pastillas del Dr. Andreu...?

    Usando mi cerebro de repuesto, apenas atisbo una posible causa de la aparición en su lenguaje, tan amable y políticamente correcto con todos, de un luminoso rayo de.....¡ODIO!,...¡DE INFERNAL Y VISCERAL ODIO!

    No sé si esto da para que yo piense más..., me resisto a creer que usted de golpe y porrazo haya perdido su sentido del humor, sus cálidos modales de benigna anfitriona en un mundo desalmado, sucio y cobarde..., y que una oscura nube de irreprimible desprecio enferme su corazón de lana hasta transformarla en una bruja del páramo, una de las weird sisters
    ...seres tan terribles que dicen: "¡Lo bello es feo y lo feo es bello...!".

    ¡Ay, ay, ay!...¿qué le hice ahora?

    Descubro no sin sorpresa que usted es capaz de desatar la Tercera Guerra Mundial por un quítame allá esas pajas..., que acaso una bobaliconada despierte en su pecho el terror espectral de un Golem..., que una palabra la indisponga con Dior y María Santísima..., ¡que por un recuerdo infantil usted desmaquille su máscara y le declare la guerra a toda la especie humana...!

    Ya le dije, porque París bien vale una misa, que amo muchísimo a esa imaginería hermosa y graciosa de acullá que usted ama, Astroboy y Meteoro, a esos muñecos japoneses y/o chinos de ojos grandes..., pero yo voy un poco más allá, amo a todo lo infantil y absurdo, amo a Alicia y su conejo..., amo al Principito..., a los bellos gatos de Cheshire, a Patoruzú, Ñancul y la Chacha, a los enanos de Blancanieves..., a Snoopy, al Correcaminos, a los muñequitos del "Jack", a Clemente, a Trifón y Sisebuta, a Trick y Traque, a Pluto, al gato de Verdaguer, a Petinatto, a las figuritas "Disneylandia", a las chapitas "Starosta"...,Y DECENAS DE MILES MAS y hasta los menos agraciados ya tienen un lugar eterno en mi corazón...Ud. me ha instilado ese amor candoroso
    Y me dejado como un esqueje en la sangre del que debe nacer una especie extraña...: la duda del ODIO.

    De ODIO que no ví ni siquiera en Svidrigáilov, el satánico ser de "Crimen y Castigo", ni en aquel otro muchacho que quería disfrutar de esa vida viva, como de pronto y tardíamente descubrió Chatoff, el desamparado personaje de "Los Endemoniados"....

    Besos, Betina, si aún me aprecia tras esta catástrofe de varia lección, si ya no soy un teosthugo, y usted no es, ya lo dije, una teosthuga.

    ResponderEliminar
  5. Creo que se llama "Tiana y el sapo", pero no estoy segura. En esta compu el video se ve muy oscuro (y sin sonido, una delicia), por ahí ud tiene mejor suerte.

    https://www.youtube.com/watch?v=7FlOmRJO_s8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahhh, sí, mire qué suerte tuvo el luciérnago! alguna vez empecé a ver esta peli y no recuerdo por qué no la vi completa (el contexto- Nueva Orleans, años '20- me encanta...)
      ps: una sugerencia, para agregar un comentario puede hacer clic en "Responder" (aparece debajo de cada comentario), así queda dentro de la conversación. si gusta, bah.

      Eliminar
  6. Recuperación de los brillos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "A brillar, mi amor..."

      Otro abrazo

      Eliminar
  7. Maravilloso don el de esta niña!! Y tu forma de contarnos la historia también brilla, como polvo de estrellas... Apenas terminé de leer el cuento pensé: ojalá que todos los chicos tuvieran (¡Todos, todos!) la oportunidad de conocerlo, y de dejarse llevar por este maravilloso juego de palabras y fantasía...

    Este es un relato que yo etiquetaría como 'indispensable'.

    Hasta la próxima, Betina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sinhue! ( sos demasiado generoso con tus elogios :)
      Por supuesto, si algún niño o niña leyera esto y los disfrutara, me daría mucha alegría...

      Hasta la próxima!

      Eliminar
  8. Podría comentar muchas cosas sobre el rescate del brillo propio, pero prefiero quedarme prendida a la bella imagen de una niña haciendo ramos de estrellas.
    Un beso

    ResponderEliminar