Imagen: "Barco sonámbulo", Pavel Bergr

26 de noviembre de 2011

Mientras miro las nuevas olas


Creo estar llegando a la blogósfera en los albores de su extinción. 

Está claro que no soy oportuna, que no se me da eso de estar “en el lugar justo, en el momento justo”,  y que, probablemente, me hayan cambiado al nacer, porque la audacia, la impulsividad y el arrojo propios de mi signo zodiacal no me describen en absoluto. Soy insegura, indecisa, perfeccionista hasta la náusea y, por lo tanto, suelo llegar tarde. 

A mi favor diré que, a pesar de tanta vuelta, una vez que emprendo un viaje no vuelvo atrás, aunque los vientos no me sean favorables. Así que, mientras veo cómo la marea se repliega y los blogs comienzan a ser  barquitos que se van perdiendo brumosos en el horizonte,  yo me subo a esta Luna de Valencia dispuesta a dar batalla y navegar contra la corriente.

Bienvenidos a este viaje anacrónico.


7 comentarios:

  1. Para quien es capaz de saludar a su propia hija un día antes de su cumpleaños y no darse cuenta de que se le está incendiando la cabeza... La Luna de Valencia es un lugar cálido y familiar, así su nueva casa.
    Me encanta poder subir a la inoportuna aventura de este barquito de papel ¡gracias por invitarme!
    Felicitaciones por el coraje y bienvenida al club.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Buen dìa.!! yo amanezco siempre muy temprano.

    Bueno, tu descripciòn es la de un ser humano, acaso no todos tenemos un poco,poquito o mucho de eso que vos destacas de tu personalidad..??

    Mis felicitaciones por la nueva casa, que la disfrutes y que nos permita disfrutarla a nosotros los que te conocimos por medio de La Condesa, y quedarnos por un rato en LA LUNA DE VALENCIA.

    Hermoso el diseño, simple, despejado pero con encanto.

    Saludos Betina.

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    Nunca es tarde cuando la dicha es buena.

    No sabía que los blogs estaban en extinción, ni que se fueran perdiendo.
    Yo abrí uno a fines de 2007, y lo cerré a principios de 2010.
    Me alejé de la internet interactiva, hasta que empecé a comentar y al final, abrí otro este año.
    No tengo Twitter ni FB. No comento en foros, y menos de noticias que son pura puteada. Casi ni abro el msn.

    Como medio de exposición electrónica, no creo que esté obsoleto. Es un formato aún muy usado., Como medio de expresión, mucho menos.El sólo hecho de armar un posteo y pubñlicarlo es entretenido, auqneu nadie lo lea
    Como medio de comunicación interactiva, a mi me sigue resultando cómodo y familiar.

    Pienso que el formato pueda ser más adecuado para espíritus proteccionistas
    Seguramente los vientos sean favorables

    A romper la botella, y buen viaje!

    ResponderEliminar
  4. "perfeccionistas", I mean

    ResponderEliminar
  5. Condesa: jajaj! "Mi casa es su casa"...es más, casi juraría habérmela cruzado en el Mar de la Tranquilidad (o en el lado oscuro), mientras ud. intentaba apagar sus mechas ígneas y yo veía cómo unos selenitas trataban de sofocar mi chalequito artesanal en llamas... :)
    Gracias por animarse y subirse a este barco sonámbulo, es un honor para mí contarla entre mis pasajeros.

    Beso grande

    VER: Sí, tenés razón, todos los humanos tenemos algo de eso... ¡pero yo tengo DEMASIADO! ;0)
    Me alegra que te haya gustado el aspecto de la nao.
    Gracias por tus palabras y por sumarte al viaje.
    Un beso

    Ojo: tal cual; y también, "más vale tarde que nunca"...
    No puedo afirmar que los blogs estén en extinción, pero sí percibo que se les pasó un poco el cuarto de hora (al menos, sé de varios que fueron bajando la persiana), arrollados por el avance imparable de FB y Twitter (yo tampoco tengo, no me identifico con su inmediatez y urgencia).
    También creo que el blog es un medio de expresión muy interesante, más amable, más relajado. Por eso ahora estoy aquí (y por lo que dije en el post, de lo contrario hubiera estado mucho antes :))

    Gracias por tus buenos deseos. Cuando gustes, subí que te llevo.

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien quiero estar en la luna de Valencia, que es el lugar donde siempre estuve. Ademas Betina Z. siempre ha sido amable, con eso me basta

    ResponderEliminar
  7. Cocorastuti: Parece que los selenitas somos mucho más que dos...
    Bienvenido al vecindario entonces!

    ResponderEliminar